Libros y literatura

Novela: El jilguero (Donna Tartt)

Posted on Actualizado enn

Después de más de un mes con su lectura, hoy puedo decir que he terminado de leer El jilguero. Y antes de nada quiero dejar claro que si he tardado tanto con él no ha sido por que no me haya gustado (todo lo contrario), sino porque he preferido tomármelo con calma (además de que tiene cerca de 1200 páginas). Hay libros con los que merece la pena tomarte tu tiempo y, sobre teniendo la mala racha lectora que llevaba, he preferido ir poco a poco y leer sólo cuando realmente me apetecía sin auto-imponerme la obligación de leer sólo porque tuviera el libro a medias.

Dicho esto, ya podemos pasar a hablar de la novela en sí misma.

En el primer capítulo nos presentan a Theo, el protagonista, ya adulto y en una habitación de hotel en Amsterdam sin muchas pistas de qué hace allí. Ya desde ese momento te quedas con la sensación de que vas a disfrutar de la novela. Después de eso, volvemos a la infancia de Theo; concretamente al día en que su madre muere en un ataque terrorista a un museo en el que él también está. Ese es el punto de partida de el argumento, que en el fondo no es más que la vida del chico; pero una vida bastante movidita.

La verdad es que me ha encantado. La vida de Theo da un cambio enorme desde ese momento, y podríais pensar que va a ser todo exagerado, poco realista, poco creíble. Pero el caso es que no es así. Es todo muy gradual, son cambios muy realistas que podría vivir cualquiera que se encuentre en una situación como la del protagonista. Esto se ve sobre todo en la parte de Las Vegas, ahí es cuando da el gran cambio de niño traumatizado por la muerte de su madre a adolescente problemático y falto de atención.

Los personajes están todos muy bien retratados, incluso los secundarios; destacaría a Hobie, a quien es inevitable coger cariño, y a Boris, con el que alternaban mis ganas de matar con el… “cariño”, en cierta forma, que a veces te hace sentir.

En cuanto al último capítulo, que creo que merece mención aparte no sólo por ser el final sino por lo distinto que me ha parecido al resto de la novela (en un buen sentido, no es que se aparte, ni que esté fuera de contexto), es una extraña mezcla de pesimismo y ganas de vivir, escrito de una manera preciosa.

Puntuación: 4’5/5

PD: Puff, hacía siglos que no escribía reseña de ningún libro así que esta me ha costado algo más de lo esperado. Creo que no me ha quedado del todo mal.

Los mejores libros del 2014

Posted on

Ya ha pasado el 22 de diciembre, han cantado el Gordo y como era de esperar no le ha caído a nadie cercano, así que ha llegado el momento de empezar con las “listas de año nuevo”, que podríamos llamarlas. Y puesto que dudo que termine ningún libro en lo que queda de año (mi actual lectura tiene cerca de 1200 páginas, incluso si estuviera leyendo a mi rítmo habitual en lugar de al que me obliga mi bajón lector, sería prácticamente imposible acabarlo en estos días) me ha parecido un buen tema con el que empezar.

Así que, en orden del que menos al que más (aproximadamente) aquí os dejo mis mejores lecturas del año:

PicMonkey Collage

10. El aviso (Paul Pen). Si no fuera por su final seguramente estaría en los primeros puestos de esta lista, pero a pesar de ello merece un puesto en ella, y si eres de los que disfrutan con un buen thriller este es un buen libro para ti.

9. Eleanor & Park (Rainbow Rowell). Historia de amor juvenil bastante dulzona, con su toque de drama, y otro de “frikez”, todo bastante bien mezclado. No soy especialmente fan de las historias románticas, pero esta ha sido la excepción.

8. Firmin (Sam Savage). Si hiciera esta lista en base a la originalidad, esta novela se llevaría el primer puesto, pero incluso no siendo así se merece este hueco.

7. Perdida (Gillian Flynn). El thriller del que todo el mundo habla (más aun desde que lo adaptaron como película) y que en mi opinión merece la fama.

6. Un avión sin ella (Michel Bussi). Y… otro thriller, sí. Aunque en este caso con un argumento más original: el de un bebé que sobrevive a un accidente de avión y la lucha de dos familias por demostrar quién es.

PicMonkey Collage2

5. La mujer loca (Juan José Millás). Mi tercer encuentro con el autor, y la confirmación de que se ha convertido en uno de mis favoritos. Quizás no apto para todos los gustos, pero para el mío, perfecto.

4. Cuando pasé al otro lado del muro (William Sutcliffe). Si no recuerdo mal ya lo he recomendado alguna vez en este blog. Una historia actual que intenta engañarnos para que creamos que es una distopía, un hipotético mundo futuro, cuando en realidad es la vida de montones de personas ahora mismo.

3. El juego de Ender (Orson Scott Card). Casi un clásico de la ciencia-ficción que mi padre llevaba siglos recomendándome que leyera pero al que hasta hace bien poco no le dí una oportunidad. Hay que hacer caso a los padres, a veces saben de lo que hablan.

2. La luna no está (Nathan Filer). Ternura y drama casi a partes iguales y una manera de contar la historia que hace que te impliques totalmente en ella.

1. NOS4A2 (Joe Hill). Segundo encuentro con este autor (¿por qué habré tardado tanto en reencontrarme con él? ¿por qué?) y ya le adoro. Tanto que se ha ganado este primer puesto de mi TOP10 anual. Perfecto.

De escritores y pseudónimos

Posted on Actualizado enn

El otro día, paseando por un blog literario, me encontré con la reseña de un libro cuyo autor se hace llamar “Lof Yu”. Tal cual. Tan ridículo como suena. Y no pude evitar preguntarme qué pasa por la cabeza de un escritor para pensar que “Lof Yu” es un buen pseudónimo (ya, supongo que los editores tendrán un papel importante en esta decisión, pero también supongo que la última palabra será del escritor, ¿no?). Lo peor es que no es el único que ha pensado que un nombre de este estilo es una buena idea. ¿Habéis oído hablar de “Blue Jeans”? Pues sí, ese absurdo nombre también representa a un escritor. Y seguro que hay alguno más por ahí.

En serio, ¿en qué piensan?

Quizás podrían ser “buenos” nombres para un foro o algo parecido. Si fueran simples nicknames para ocultar su identidad en Internet, lo entendería. Me seguirían pareciendo cutres y absurdos, pero la mayoría de los nicknames lo son. Pero es que se supone que venden ese nombre como algo “real”; obviamente como pseudónimo, pero un pseudónimo que les representa en la vida real, que representa su trabajo como escritores, y que si un día quieren cambiar lo van a tener muy complicado. ¿Qué seriedad transmite un tío que se presenta a sí mismo como “Lof Yu” (sí, en su familia le conoceran por su nombre, pero en, por ejemplo, una firma de libros, imagino que utilizará el pseudónimo, ¿no? Si no, sería aun más absurdo tenerlo)? ¿Qué seriedad transmite ese nombre en la portada de un libro? Vale, supongo que no pretende dar una gran seriedad a su trabajo, escribe libros romanticuchos para adolescentes (no he leído ninguno, así que que conste que si digo algo de ellos serán suposiciones), pero por mucho que no pretendas escribir novelas “serias” o “importantes”, no está de más demostrar que te tomas en serio lo que escribes, ¿no? Y no creo que ese nombre ayude mucho. Yo, desde luego, sólo por ese pseudónimo no compraría sus libros (y no lo he hecho). Supongo que al público al que va dirigido le importaran menos estas cosas que a mí, pero no sé… no me parece una buena estrategia de marketing, si es lo que pretende ser. Lo de que son libros romanticuchos para adolescentes ya lo dejan bastante claro los títulos y portadas.

Y que conste que este post no es contra los pseudónimos en general, de hecho más de una vez he dicho que si alguna vez publico una novela o similar lo haré bajo pseudónimo y sin contárselo a nadie (quién sabe, igual he publicado algo y no lo sabéis. No, es mentira, ya me gustaría a mí). Este post es sólo contra los pseudónimos absurdos.

Y me pregunto muy seriamente cómo llega a la gente a la conclusión de que esos son los mejores pseudónimos que pueden usar. De hecho, si alguien tiene una respuesta se agradecerá mucho que la deje en los comentarios.

¿Qué me recomendáis?

Posted on

Llevo un tiempo de apatía lectora casi total. Me está costando un montón encontrar un libro que realmente quiera leer, últimamente lo abandono todo. De hecho, acabo de dar por abandonados oficialmente mis dos últimos intentos: Hyde (David Lozano) y Sé lo que estás pensando (John Verdon). En realidad llevan tiempo abandonados, los pobres, pero hasta ahora mantenía la esperanza de retomarlos. Ya no. Si no me llena, no me llenan. Se supone que leo por gusto, no por obligación.

Así que he pensado que, ya que tengo el blog, voy a aprovecharlo para pedir consejo. No sé si funcionará, porque tampoco es que tenga muchos seguidores, pero al menos lo intento.

La idea es que me recomendéis libros con los que recuperarme de este bache. Libros de lectura sencilla pero que tengan algo que los haga especiales y dignos de ser leídos. No quiero un libro de esos que lees sin más expectativas que las de pasar el rato, porque de ese tipo eran mis dos últimos intentos y ya veis cómo han terminado. Sé que pido mucho, no es tan fácil encontrar ese tipo de libros, sencillos pero con alma. Pero seguro que algo se os ocurre.

Muchas gracias de antemano a quien comente con sugerencias.

Leído últimamente…

Posted on

He estado un poco vaga y no he hecho reseña ni nada parecido de mis últimas lecturas. Así que voy a hacer una pequeña entrada recopilatoria, para que aunque no hable mucho de ellas no caigan en el olvido.

Ciudades de papel (John Green). Después del éxito de Bajo la misma estrella (libro que me gustó mucho, he de decir) llevaba tiempo queriendo leer algo más del autor. ¿Mereció la pena? ¿Ha estado a la altura? Pues yo diría que sí. Este hombre escribe novelas juveniles con un estilo propio que las hacen diferentes al montón de clones que hay por ahí. 4/5

La mujer loca (Juan José Millás). Cada vez adoro más a este hombre. Leí hace tiempo Laura y Julio, poco después Lo que fue de los hombrecillos, pero desde entonces no había vuelto con él. Y no sé por qué, porque me encanta. 4’5/5

Un monstruo viene a verme (Patrick Ness). Aunque me ha gustado, esta novela ha sido una pequeña decepción. Había leído tantísimas buenas reseñas que esperaba algo maravilloso, cercano a la perfección; pero no ha sido así. He disfrutado la lectura, me ha parecido triste y tierna a partes iguales… pero no le he encontrado eso que al parecer el resto del mundo sí. 3/5

Novela: Diez

Posted on

Hoy vengo hablaros de mi última lectura: Diez, de Gretchen McNeil. Esta novela juvenil, que intenta re-interpretar el clásico Diez negritos de Agatha Christie (que, si no habéis leído, os aconsejo que lo hagáis), no será la novela del siglo, de aquí a unos meses no recordaré gran cosa de ella… pero sí es una novela que te engancha casi desde la primera página y es la novela que me ha hecho salir de este bache lector que tenía.

Cuenta la historia de un grupo de jóvenes (diez, concretamente, como ya supondréis) que va a celebrar una fiesta en una pequeña isla que queda incomunicada por una tormenta. A partir de aquí, se desarrolla como es de suponer, pero no os voy a decir más por si acaso no lo suponéis (que me extrañaría, pero bueno, no vaya a ser que me acuséis de spoileadora). Esto igual es una cuestión personal mía, pero desde el principio me dio la impresión de estar leyendo una película. Cada frase que leía me hacía imaginar imágenes de la típica película de terror. De estas que son todas iguales pero que, aun así, se disfrutan y se siguen viendo. Y ese esta novela es básicamente eso: típico escenario, típicos personajes (más o menos), típico argumento… sabes a grandes rasgos cómo acabará, pero eso no hace que te apetezca menos leerlo.

Así que Diez es un libro muy ligerito, que puede disfrutar siempre y cuando no esperes grandes cosas de él, perfecto para estos momentos en los que no te apetece nada complicado o para recuperarte de rachas de sequía como la que estaba pasando yo.

Novela: Algo queda

Posted on Actualizado enn

Después de algunos días (semanas, más bien) de apatía lectora, en los que mis ganas de leer eran prácticamente inexistentes, por fin he terminado la novela que tuvo la desgracia de estar en mis manos en esos momentos. Y quiero dejar claro que no ha sido ni de lejos la causa de este paréntesis lector, pues me ha encantado. Se trata de Algo queda (Inge Barth-Grözinger).

Es un libro basado en hechos reales (aunque novelado y con muchas cosas sacadas únicamente de la imaginación de la autora, claro) sobre la vida de una familia judía durante los años anteriores a la 2ª Guerra Mundial. Personalmente me parece un tema muy interesante, porque todos hemos leído mil libros sobre la guerra en sí: guethos, campos de concentración, ese tipo de cosas. Pero, ¿cómo se llegó hasta ello? Aquí podemos leerlo, todo desde el punto de vista de Erich, un niño cuando empieza la novela y el movimiento nazi, un joven casi adulto al final. A través de él vemos cómo poco a poco se les va segregando en el pequeño pueblo en el que viven, primero sólo por parte de unas pocas personas hasta que acaban siendo todo el pueblo (incluso los que no están de acuerdo, por miedo) el que los excluye cada de vez de más lugares, les humilla y les quita poco a poco sus derechos. Es un libro duro, a pesar de que no trata las partes más “bestias” de la guerra, porque ves cómo por razones que aun me siguen pareciendo incomprensibles una buena familia, con sus honrados negocios, niños que quieren estudiar para llegar muy lejos, amigos con los que pasan las tardes… acaban siendo rechazados por todos aquellos que consideraban sus vecinos y amigos. Y también ves como, a pesar de todo a lo que se ven sometidos, ellos sólo intentan seguir viviendo dignamente.

Si os gustan las novelas de este tema os lo recomiendo bastante, pues es un punto de vista diferente que también merece la pena conocer. Y si no os gustan también, en realidad, por la misma razón.

-Me gustaría estudiar Derecho, ser juez. Por eso de la justicia… ¡quiero ser un juez justo e insobornable!